Visita Mundo Móvil Todo sobre tecnología móvil

Jackie Robinson: el más valiente de todos los peloteros

A los 70 años de su debut en el beisbol organizado

Jackie Robinson y Martin Luther King Jr., unidos en la historia

Jackie Robinson y Martin Luther King Jr., unidos en la historia

La década de los años 40 del siglo XX estuvo marcada por la discriminación y segregación racial en Estados Unidos, donde la igualdad entre blancos y afroamericanos era inexistente. Durante aquellos años la mayoría de los negros vivían con muchas carencias en zonas rurales y realizaban labores muy fuertes o trabajaban en fincas propiedad de gente de tez blanca. Los que habitaban en áreas urbanas del noreste del país la pasaban peor, confinados en guetos como los de Harlem y South Side de Nueva York y Chicago, respectivamente, quienes compartían reducidos apartamentos que se conocían con el nombre ‘kitchenettes’.

Estas “residencias” destinadas para los negros, si se pueden llamar así, tenían pocas ventanas, particiones elaboradas con materiales inflamables, un baño por planta, una maltrecha cocina y estaban dotadas de una pequeña estufa de gas, sin armarios. Bueno, tampoco ellos tenían muchos trapos que guardar. En esos guetos era muy grave el problema de recolección de basura, pero mayor preocupación generaba la constante amenaza del fuego. Entre noviembre de 1946 y noviembre de 1947, se produjeron 751 incendios en el Black Belt de Chicago.




Al finalizar este intro de pocas líneas, bajo el tren de aterrizaje justo en los dos citados años, porque en ambos aparece en la historia el nombre de Jackie Robinson, quien el 18 de abril de 1946 hizo su debut en el béisbol organizado, con los Reales de Montreal en la Liga Internacional triple A, en cuyo partido bateó cuadrangular y tres hits en cinco turnos, con dos bases robadas y cuatro anotadas. Y tras ser promovido por los Dodgers de Brooklyn en la primavera siguiente, Robinson se convirtió en leyenda el 15 de abril de 1947, como el primer pelotero de raza negra en jugar en Grandes Ligas.

Para conocer la magnitud de la hazaña y el legado de Robinson, es necesario viajar al pasado y conocer cómo era la vida en esos difíciles años para los afroamericanos. Había nacido en el sur de Estados Unidos, para mayores señas el 31 de enero de 1919, en El Cairo, Georgia, uno de tantos estados sureños donde ellos eran oprimidos.

En los tiempos de Jackie Robinson, las personas de su raza no tenían derechos, tampoco podían comer en restaurantes, comprar en tiendas, alojarse en hoteles y ser atendidos en hospitales reservados para blancos; cumplían labores de trabajo que implicaba peligro, en ferrocarriles, fábricas de acero y en minas de carbón, mientras las mujeres eran contratadas para el servicio doméstico en casas de blancos, como fue el caso de Mallie Robinson, la madre de Jackie, la persona que le inculcó tantos valores.

La historia es conocida. Cuando el gerente general de los Dodgers Branch Rickey ofreció a Robinson la oportunidad de jugar beisbol profesional, le puso como condición no responder a insultos y abusos del público o de otros jugadores, la cual aceptó. Con una valentía sin límites aguantó el vendaval, hasta que en 1949 dejó de callar y se convirtió en férreo opositor de la discriminación racial en Estados Unidos, sobre todo en el sur del país.




Hoy Jackie Robinson es un icono de la igualdad e integración. Sirviendo en el Ejército durante la Segunda Guerra Mundial no permitió ser segregado. A través del beisbol, él subió un escalón por el cual pasó Rosa Parks, una jovencita afroamericana que se negó a ceder su asiento a un hombre blanco, en un autobús de Montgomery, Alabama, el 1 de diciembre de 1955, además de ser factor inspirador para Martin Luther King, Jr., quien el 28 de agosto de 1963, en el Lincoln Memorial de Washington D.C., en un apasionado discurso ante el propio Robinson (estaba ahí presente) dijo tener un sueño, ‘I have a dream’.

King fue gran amigo de Jackie hasta su vil asesinato el 4 de abril de 1968, perpetrado por un segregacionista blanco en el balcón del Motel Lorraine de Memphis, Tennessee. Una vez confió al lanzador Don Newcombe lo siguiente: “usted nunca sabrá lo que han hecho usted y Jackie; Doby y Campy, para que yo haga fácil mi trabajo, por lo que hicieron ustedes en el campo de beisbol”, refiriéndose al ejemplo de perseverancia del propio Newcombe, Robinson, Larry Doby y Roy Campanella.

Disfruten de la película The Jackie Robinson Story, protagonizada por el propio Jackie

Escribe tu opinión