The Sporting News dedicó la portada de su edición del 24 de junio de 1978 a Víctor Davalillo y Manuel Mota, “los artistas del bateo emergente”

EL VERDADERO DÚO DINÁMICO

A final de los años setenta del siglo pasado, el venezolano Víctor Davalillo y el dominicano Manuel Mota se convirtieron en la dupla más consistente de bateadores emergentes en el beisbol de Grandes Ligas, con los Dodgers de Los Ángeles

The Sporting News dedicó la portada de su edición del 24 de junio de 1978 a Víctor Davalillo y Manuel Mota, “los artistas del bateo emergente”

Entre 1977 y 1980, desde los 40 a 43 años de edad, Víctor Davalillo participó en 135 juegos en temporada regular con los Dodgers de los Ángeles, y bateó 99 veces como emergente. En ese mismo período, desde los 39 a 42 años de edad, Manny Mota jugó 170 partidos de temporada regular para los Dodgers, y apareció en 139 ocasiones como emergente.

En esos años, Davalillo y Mota se convirtieron en un verdadero dolor de cabeza para los lanzadores de la Liga Nacional. Ellos eran capaces de todo, incluso de revertir una casi segura derrota en un triunfo inspirador, tal como ocurrió en un juego por el Campeonato de la Liga Nacional, el 8 de octubre de 1977.

Los Dodgers visitaban a los Filis en el Veterans Stadium de Filadelfia. En el noveno inning, con dos outs en la pizarra y nadie en base, todo parecía presagiar la victoria de los Filis. En las tribunas, 63.719 personas estaban listas para celebrar la victoria de su equipo en el tercer juego de aquella Serie de Campeonato de la Liga Nacional, que se encontraba empatada a un triunfo, pero se presentaron a batear ante el relevista derecho Gene Garber, los dos más longevos del beisbol en ese momento, ambos como emergentes: el venezolano Davalillo, de 40 años de edad, quien tocó la bola como más nadie podía hacerlo para apuntarse un infield hit, y acto seguido, el dominicano Manny Mota conectó un doble contra la pared que llevó a tercera base a Vitico, quien luego anotó por un error de Ted Sizemore. Los Dodgers recortaron el déficit a 5-4.

Davalillo y Mota consiguieron silenciar a la multitud, la cual trató de dar ánimo al pitcher Garber para que sacara el último out del juego, pero el despertar de los Dodgers con los batazos de Vitico y Manny no quedaría ahí. Davey Lopes impulsó a Mota con un hit hacia la tercera base que golpeó en la rodilla a Mike Schmidt, para empatar a cinco antes de que Bill Russell bateara un sencillo al centro, que remolcó a Lopes con la carrera de la ventaja 6-5.

En el cierre del noveno, el relevista de los Dodgers, Mike Garman, se encargó de sellar la victoria tras dominar a Larry Bowa, Schmidt y Richie Hebner. En total, 10 lanzadores lucharon por mantener el orden y un total de 34 jugadores intercambiaron la ventaja cuatro veces, pero fue el equipo dirigido por Tommy Lasorda el que concretó la remontada.

Davalillo y Mota tenían «luz verde»

«Fue una de las mejores entradas de mi vida», confesó Lasorda al referirse a la parte alta de ese memorable noveno inning. «He estado en este juego el tiempo suficiente para saber que ese tercer out es más difícil de conseguir que los dos primeros». Sobre el dúo de notables bateadores emergentes latinoamericanos, el mánager Lasorda dijo lo siguiente: «No, yo no le dije nada a Davalillo, él estaba por su cuenta. No le dije nada a Mota. No le dije nada a nadie. Sólo estaba hablando con Dios». Es obvio que en ese momento crucial del juego, Lasorda decidió confiar en Vitico y Manny. Solo dos bateadores veteranos de gran nivel podían cambiar el curso de ese juego y de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de 1977, porque esa victoria puso arriba a los Dodgers 2-1 y al día siguiente ganaron el título del circuito al vencer a los Filis 4-1. 

Los Dodgers avanzaron a la Serie Mundial de 1977 y tenían que enfrentar un sólido equipo de los Yankees de Nueva York, que finalmente ganó el llamado «clásico de otoño» en seis juegos. El pitcher Mike Torrez fue uno de los héroes del club dirigido por Billy Martin al ganar dos juegos, incluido el decisivo en trabajo completo de nueve innings en el Dodger Stadium. Davalillo en esa Serie Mundial salió como bateador emergente en tres oportunidades, bateó un hit e impulsó una carrera, mientras que Mota falló tres veces también como emergente.

Víctor Davalillo fue el primer pelotero de Grandes Ligas en jugar para tres equipos diferentes en la Serie de Campeonato de ligas: primero con los Piratas de Pittsburgh en 1971 y 1972, luego con los Atléticos de Oakland en 1973 y finalmente con los Dodgers de Los Ángeles en 1977. Vitico formó parte de dos equipos que ganaron la Serie Mundial: los Piratas de la Liga Nacional en 1971 y los Atléticos de la Americana en 1973. Manny Mota jugó en tres Series Mundiales con los Dodgers, pero no ganó ninguna de ellas.

Vitico y Manny en los números

En su carrera, el dominicano Mota figura en el tercer lugar por hits conectados como bateador emergente en la historia del beisbol de Grandes Ligas con 150, solo superado por Lenny Harris, quien bateó 212, y Mark Sweeney, que sumó 175. En esa misma lista, el venezolano Davalillo se encuentra en el puesto 21 con 95 hits como bateador emergente. Manny en total apareció 592 veces en el plato como bateador emergente en sus 20 años en las mayores. Vitico tomó 400 turnos exactos como emergente en sus 16 años en Grandes Ligas.

Con los Cardenales de San Luis en 1970, Davalillo participó en 111 juegos, estuvo en la alineación inicial en 23 de ellos y bateó de emergente en 74 juegos. En esos juegos como emergente conectó 23 hits, a solo uno para empatar el entonces récord de Grandes Ligas de hits como emergente en una temporada, que estaba en poder de Dave Philley, quien conectó 24 con los Orioles de Baltimore en 1961. El 5 de octubre de 1980, Mota bateó un sencillo al jardín derecho de emergente por Fernando Valenzuela ante Joe Sambito, fue el último hit de su carrera.

En una ocasión le preguntaron a Tommy Lasorda la edad de sus dos longevos bateadores, Vitico y Manny. El mánager de los Dodgers se encogió de hombros antes de decir lo siguiente: «No lo sé, pero alguien me dijo que eran camareros en la última cena».

Obtuvo su grado en Comunicación Social, mención audiovisual, en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) de Caracas, Venezuela, en cuyo país fue redactor, columnista y coordinador de los diarios El Mundo, Panorama, El Financiero y El Universal. Ha estado vinculado al periodismo digital desde noviembre de 1997, cuando asistió al Congreso Mundial de la World Association of Newspapers, efectuado en París, Francia, donde se trató por primera vez el tema de Internet como soporte para las páginas de los diarios de todo el mundo. A su regreso, El Universal lo designó Director-fundador del magazine Record Universal, con el cual logró la primera relación estratégica de un medio hispanoamericano con Sports Illustrated. Esta prestigiosa revista lo contrató para su proyecto SI Latino, una vez radicado en Estados Unidos, donde publicó su propia revista Record Internacional, coordinó secciones en el semanario El Venezolano de Miami, y durante tres años se desempeñó como experto de béisbol para About en Español, primero para The New York Times y luego con Aask.com. Desde 2015, trabaja para la Major League Baseball (MLB) en calidad de productor de videos. Comunicador versátil que ha trabajado en varias fuentes del periodismo y en importantes eventos deportivos, actualmente también es partner de Ramón Corro en el espacio radial El Show del Fanático por Radio Deporte 1590 AM, en una conexión desde Detroit a Caracas.

Related Posts

error: Este contenido está protegido