Visita Mundo Móvil Todo sobre tecnología móvil

Disculpen, la marca de Pete Rose sigue intacta

Héctor Espino está por delante de Ichiro Suzuki

El Salón de la Fama ya tiene su lugar para Ichiro Suzuki

El Salón de la Fama ya tiene su lugar para Ichiro Suzuki

Para utilizar una palabra rebuscada, confieso que quedé patidifuso cuando constaté el alboroto formado por los hits 4.256 y 4.257 del japonés Ichiro Suzuki en su carrera combinada entre la Nippon Professional Baseball (NPB) y la Major League Baseball (MLB), sobre todo al tratar de colocarlo por delante de Pete Rose. Incluso, para dar valor a esta última tesis, algunos se apoyaron en el calificativo de que Suzuki se convirtió “en el jugador con más hits en el beisbol profesional”, y así daban por terminado el debate de las ligas.

Pues no, el debate no concluye ahí. En realidad, restar méritos a Suzuki sería una tontería. De hecho, es uno de los grandes bateadores de beisbol que he visto en mi vida, pero jamás validaré los 1.278 hits que conectó en la NPB de Japón, con la finalidad de sumarlos a los 2.979 (hasta el pasado 15 de junio) despachados en Grandes Ligas, para sostener que empató y luego superó a Pete Rose, quien mantiene la marca de 4.256 en las mayores. Respeto sus opiniones, pero para mí esto representa una enorme falta de coherencia.

Ichiro uno de los mejores bateadores de la historia

Si quieren refrendar los hits de Suzuki y envolverlos todos bajo el manto del término de “beisbol profesional”, pues bien, hagámoslo, pero aún así el notable bateador japonés no es el jugador con más hits en el beisbol profesional, porque deberíamos agregar a los 4.256 hits de Rose en Grandes Ligas, los 427 que conectó en las menores e incluso los 65 que bateó en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional con el equipo Leones del Caracas, en la temporada 1964-1965, sin contar los 10 imparables que despachó en la serie final de ese torneo.

Entiendo que para colocar la corona de ‘Rey’ a Suzuki es necesario dejar a un lado el debate de la calidad y las diferencias entre la NPB y MLB, pero entonces tampoco se pueden marginar las menores y ligas caribeñas como la de Venezuela, porque el estatus de estos circuitos es el de profesional, repito, ambas son ligas profesionales, donde los peloteros cobran dinero para jugar y no están bajo la subordinación de organismos del beisbol amateur.

Entonces tenemos a Pete Rose con 4.748 hits conectados en su carrera, cuya cifra incluye su tránsito por las ligas profesionales de la MLB, las menores y la de Venezuela, en comparación con los 4.257 de Ichiro, quien debutó en el circuito de Japón a los 18 años de edad y ahora a los 42 está por acceder a los 3.000 hits en Grandes Ligas. ¿Y qué tal si te digo que Suzuki no es el segundo mayor hiteador en la historia del beisbol profesional?

Pete Rose empata los 4.191 hits de Ty Cobb

A ver, si el término con el que vamos a medir a todos gira alrededor del “beisbol profesional”, porque de lo contrario el tema sería sesgado, debemos ubicar al glorioso jugador mexicano Héctor Espino por encima de Suzuki. Así como lo están leyendo. Este notable artillero nacido en Chihuahua, coleccionó 2.752 hits en la Liga Mexicana de verano, registró 1.865 en la Liga Mexicana del Pacífico y además despachó otros 30 en una breve pasantía con el equipo Suns de Jacksonville en 1964, entonces sucursal de los Cardenales de San Luis en la Liga Internacional de clasificación triple A. Si sumamos todo eso, Espino bateó 4.647 hits en esas tres ligas profesionales.

Como yo no me muevo por supuestos y mucho menos trato de dilucidar –o adivinar-  el número de hits que tendría Suzuki hoy en Grandes Ligas de haber comenzado su carrera en Estados Unidos, prefiero dejar las cosas en su santo lugar: Pete Rose es el líder de todos los tiempos de este renglón en Grandes Ligas y sólo será superado por algún bateador que en el futuro conecte 4.257 hits en el beisbol de la MLB; doy por descontado que el grandioso Ichiro llegará al Salón de la Fama con una esplendorosa carrera, mientras valoro el significado de legendarios bateadores como Ty Cobb y el inolvidable Héctor Espino.

Testimonio sobre Héctor Espino del periodista Jesús Durán Santéliz

Escribe tu opinión