Visita Mundo Móvil Todo sobre tecnología móvil

El coeficiente de Cleveland: pitcheo, Lindor y Francona

Los Indios tienen tres factores clave para llegar

Danny Salazar en ruta a una campaña digna para el premio Cy Young

Danny Salazar en ruta a una campaña digna para el premio Cy Young

El viernes 1 de julio, en el estadio Rogers Centre de Toronto, los Indios de Cleveland vencieron 2-1 a los Azulejos en un maratónico partido de 19 innings para establecer récord de la franquicia de juegos ganados en forma consecutiva con 14, el cual estuvo vigente desde las temporadas1942 y 1951. Con ese triunfo, el equipo dirigido por Terry Francona sacó siete juegos de ventaja a los actuales campeones mundiales Reales de Kansas City y siete y medio sobre los Tigres de Detroit. Ahora, todos se preguntan si este club es tan bueno como parece.

Yo diría que sí, pero se encuentra en la División Central de la Liga Americana, donde están otros muy buenos equipos. Te recuerdo que a principios de temporada los invencibles en este sector eran los Medias Blancas con registro de 23-10, ubicados en primer lugar con seis juegos de ventaja, para el 9 de mayo. Pues bien, al finalizar ese mes el club de Chicago había caído al tercer puesto con balance de 28-25. Claro, con esto no quiero decir que los Indios sufrirán una depresión, porque para mí ahora mismo tienen el mejor pitcheo, pero todo es posible en el beisbol.

Las estadísticas colectivas del pitcheo indican que los Indios cerraron el mes de junio con la mejor efectividad de carreras limpias permitidas por cada nueve innings lanzados (3.42), entre todos los clubes de la Americana, también con la menor cantidad de hits (606) y carreras permitidas (287), además del average ofensivo más bajo en contra de sus pitchers (.248) y al mismo tiempo registran el más sobresaliente WHIP (1.17). Los serpentineros de Cleveland figuran de tercero con menos bases por bolas otorgadas (211) y cuarto en ponches propinados (660).

Esas cifras son todo un sueño para un mánager en Grandes Ligas, en este caso Francona, quien ha disfrutado del sólido trabajo de sus abridores: el dominicano Danny Salazar, Corey Kluber, Josh Tomlin, el venezolano Carlos Carrasco y Trevor Bauer, quienes en forma global –hasta el 30 junio de este año- mostraban impresionante balance de ganados y perdidos de 37-15. Y como yo soy muy acucioso, te diré que el récord colectivo de estos mismos pitchers al final de junio de 2015 era de 28-26, sin incluir a Tomlin, quien regresó en agosto.

En sus primeros 78 juegos de la temporada 2016, los Indios mostraban estadísticas ofensivas sin gran contundencia: quinto en porcentaje de slugging (.436) sexto en carreras anotadas (381) y OPS (.759), octavo en la Liga Americana en average de bateo (.260), hits conectados (695), jonrones (99) y OBP (.323), aunque resaltaban ante todo por su velocidad, al compartir el primer lugar con los Astros de Houston en bases robadas con 63, gracias al aporte de Rajai Davis (21), el puertorriqueño Francisco Lindor (13) y el dominicano José Ramírez (10).

Hasta los juegos del 30 de junio, los líderes de jonrones del equipo eran Mike Napoli y Carlos Santana, ambos con 16, y Jason Kipnis, quien había detonado 11 cuadrangulares, mientras el mayor promedio ofensivo individual de los Indios lo tenía un novato en su primer año en Grandes Ligas: Tyler Naquin, quien bateaba para ese momento .328, aunque muy propenso a poncharse (44 veces en 128 turnos, uno por cada 2.9 turnos legales al bate). Confieso que no coloqué a Naquin en la selección de los 25 prospectos a seguir en la temporada de 2016, después de haber logrado promedio de .287 en cinco años en las menores.

En cuanto a promedio de bateo, después de Naquin sigue Lindor con .304, para mí la máxima estrella de Cleveland, quien aporta poder (10 jonrones) y productividad (52 carreras anotadas y 39 empujadas), velocidad en las bases y sólida defensa, con el segundo mejor porcentaje de fildeo entre los campocortos del circuito con .988, producto de sólo cuatro errores en 678 innings jugados. No me cabe la menor duda de que el notable infielder boricua, la sapiencia del mánager Terry Francona y sobre todo el pitcheo han sido la clave del éxito de los Indios en la primera parte de la temporada.

¿Qué más necesitan? Ganar las series entre los equipos de una misma división lo define todo. Son los juegos que marcan la diferencia.

Francisco Lindor aporta con todo para la causa de la tribu

Escribe tu opinión