Max Scherzer

El bate de Plinio es la columna en Swing de Fernando Conde, que regresa con la mítica historia del pitcher Max Scherzer, también lo que hacía Rogers Hornsby durante el receso invernal de temporada y el debut de Albert Pujols en Lidom.

Max Scherzer
Max Scherzer (segundo de derecha a izquierda en la fila posterior) con los Jets de la Liga de Baloncesto Parkway. (Foto de Rick Kirby)

SUPERMAX

Siempre hay alguien que cuenta una historia, otro la escribe y un tercero la proyecta aún más. En el beisbol es algo más que común, así conocimos los comienzos de los primeros ídolos del juego. En este relato de mediados de noviembre te contaré sobre un jovencito llamado Max Scherzer en su primer año de secundaria en Parkway Central, en Chesterfield, Missouri.

Rick Kirby, un entrenador asistente en ese momento del equipo de beisbol de la citada escuela, recordó a Benjamin Hochman del St. Louis Post-Dispatch cómo se inició la leyenda de Scherzer, quien tras ser desafiado por un niño de mayor edad, caminó con mucha calma desde el banquillo de la derecha hasta el plato, para conectar un enorme jonrón sobre la cerca del jardín izquierdo. «Todos se miraron unos a otros y preguntaron: ‘¿este estudiante de primer año hizo eso?’

Y continuó como pitcher lanzando cada vez más fuerte… el brazo habló por sí mismo», confió Kirby Hochman. Lo curioso es que en bachillerato comenzó a ganarse el respeto como bateador y no como lanzador. Max no dejó de asombrar, porque él jugaba fútbol americano en la Escuela Intermedia Parkway Central. “Como estudiante de sexto grado se hizo cargo de un partido como mariscal de campo.

Simplemente dominó el juego», dijo Greg Bergner, maestro de dicha escuela, quien agregó que se quedó mirando «a este niño escuálido en ese momento, y decías: ‘Dios mío, eso es bastante impresionante’. Tenía la habilidad de hacerse cargo de un juego, y los otros niños lo seguían como un líder».

El entonces joven Scherzer no solo fue mariscal de campo en el fútbol, un sólido pitcher y bateador en beisbol, también destacó con los Jets de octavo grado en la Liga de Baloncesto Parkway. Su paso por la Universidad de Missouri no pudo ser más sensacional.

Uno de los lanzadores más dominantes en la historia del equipo de esa universidad, Pitcher del Año Big 12 en 2005 y dos veces líder por efectividad, antes de convertirse en la primera selección de su universidad en primera ronda del draft de la Major League Baseball.

Antes de iniciar su segundo año con los Tigres de Detroit en 2011, fue electo como jugador de beisbol para el Salón de la Fama del Atletismo Intercolegial de la Universidad de Missouri, representante de la clase 22 de inducción desde el inicio de ese Salón en 1990.

Yo no dudo que cinco años después de su retiro, Scherzer tendrá su placa en otro Salón de la Fama, en el de Cooperstown. Entretanto, a los 37 años de edad, es un agente libre de cara a la temporada de 2022, un lanzador designado a ocho Juegos de Estrellas, ganador de tres Cy Young y cuatro veces líder por juegos ganados.

Por su edad y su notable temporada de 2021, estimo que pudiera firmar por tres años y 120 millones de dólares, tal vez con los Cardenales de San Luis. Así culminaría su carrera en Missouri, el estado en que nació el 27 de julio de 1984.

LA ESPERA DE HORNSBY

Y me quedo en San Luis para traer al presente a un referente del equipo Cardenales: Rogers Hornsby, quien en una ocasión habló sobre el receso de la temporada de esta forma: «La gente me pregunta qué hago en invierno cuando no hay béisbol. Te diré lo que hago. Miro por la ventana y espero la primavera». Entiendo que durante la temporada de beisbol Hornsby se divertía muchísimo, sobre todo bateando líneas a los lanzadores. Tiene el segundo mayor promedio de bateo de por vida en el beisbol con .358, solo superado por los .367 de Ty Cobb. Él jugó 23 años en Grandes Ligas entre 1915 y 1937, y en aquella época solo se escuchaba la radio, no había televisión y tampoco Internet. Lo único que “sintonizaba” era su ventana. 

PUJOLS CONFIADO

En su debut en la Liga Dominicana, Albert Pujols solo bateó seis hits, incluido un extra base, en sus primeros ocho juegos con los Leones del Escogido. En la página de YouTube del equipo declaró lo siguiente: «No me gusta poner excusas, así que yo siempre voy a estar ready». Pujols reconoció que no ha comenzado la liga invernal como él quiere, pero espera aportar y jugar al ciento por ciento hasta el final. Deseo lo mejor para esta gloria del beisbol.

Obtuvo su grado en Comunicación Social, mención audiovisual, en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) de Caracas, Venezuela, en cuyo país fue redactor, columnista y coordinador de los diarios El Mundo, Panorama, El Financiero y El Universal. Ha estado vinculado al periodismo digital desde noviembre de 1997, cuando asistió al Congreso Mundial de la World Association of Newspapers, efectuado en París, Francia, donde se trató por primera vez el tema de Internet como soporte para las páginas de los diarios de todo el mundo. A su regreso, El Universal lo designó Director-fundador del magazine Record Universal, con el cual logró la primera relación estratégica de un medio hispanoamericano con Sports Illustrated. Esta prestigiosa revista lo contrató para su proyecto SI Latino, una vez radicado en Estados Unidos, donde publicó su propia revista Record Internacional, coordinó secciones en el semanario El Venezolano de Miami, y durante tres años se desempeñó como experto de béisbol para About en Español, primero para The New York Times y luego con Aask.com. Desde 2015, trabaja para la Major League Baseball (MLB) en calidad de productor de videos. Comunicador versátil que ha trabajado en varias fuentes del periodismo y en importantes eventos deportivos, actualmente también es partner de Ramón Corro en el espacio radial El Show del Fanático por Radio Deporte 1590 AM, en una conexión desde Detroit a Caracas.

Related Posts

error: Este contenido está protegido