Ozzie Guillén, Franklin Mirabal, David Ortiz

Nuestro beisbol no merece conversaciones cargadas de insultos, tampoco publicaciones con el objetivo de atizar el encono y la saña contra nadie. No puede ser el mensaje que se proyecte a los aficionados. Eso también forma parte de la integridad del juego.

Ozzie Guillén

Yo conozco a Oswaldo Guillén desde los primeros años del decenio de los ochenta del siglo pasado, cuando inició su carrera con los Tiburones de La Guaira y se convirtió en líder de ese histórico equipo, en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. Yo me alegré mucho de sus logros como jugador al ganar el premio de Novato del Año en 1985, el Guante de Oro en 1990, ambos en la Liga Americana, además de ser tres veces nominado para el Juego de Estrellas. Y una vez retirado, fue campeón de la Serie Mundial como mánager de los Medias Blancas de Chicago en 2005, convirtiéndose en el primer estratega latino en ganar una Serie Mundial. Creo que el mayor éxito de Ozzie en su vida es, sin duda alguna, la familia que formó con su esposa Ibis y sus hijos Ozzie Jr., Ozney y Oney, vinculados de una u otra forma al beisbol.

Después de dirigir ocho temporadas a los Medias Blancas y dejar balance positivo de juegos ganados y perdidos de 678-617 entre 2004 y 2011, fue contratado en 2012 como mánager de los Marlins de Miami, un equipo lleno de fisuras que terminó con marca negativa de 69-93. A pesar de ese registro, es probable, que Guillén hubiera tenido otra oportunidad de ser mánager de ese club en la temporada siguiente, pero su forma «desafinada» de hablar le causó un gran daño a su carrera como técnico en el beisbol. En pleno sur de la Florida, sobre todo en Miami, donde habitan víctimas y sus familiares de la dictadura cubana, hay que tener consciencia y un poco de empatía antes de expresarse del dictador Fidel Castro.

Del amor al odio

En una declaración para la revista ‘Time’ y siendo mánager de los Marlins, Guillén cometió el horror de decir: «Amo a Fidel Castro», para luego agregar que él respeta al dictador cubano, y dijo la razón: «Mucha gente ha tratado de matarlo durante los últimos 60 años, pero ese hijo de… todavía está ahí», comentó. ¿A quién se le ocurre decir que ama a ese criminal? ¿Y a quién se le ocurre decirlo en Miami?  El equipo de Miami decidió suspender por cinco juegos a Guillén, después de subrayar en un  comunicado que «los Marlins reconocen la seriedad de los comentarios atribuidos a Guillén». Añadió además que «el dolor y el sufrimiento causados por Fidel Castro no se pueden minimizar especialmente en una comunidad llena de víctimas de la dictadura». El rechazo de muchos aficionados de los Marlins, sobre todo de origen cubano, y esas desafortunadas declaraciones de Guillén, han sido dos de los motivos que lo mantienen marginado en las contrataciones de mánagers en Grandes Ligas desde hace 10 años.

«Lo siento por lo que dije y por poner a la gente en una posición en la que no necesitan estar. Y para todas las familias cubanas, lo siento», dijo Guillén en esa oportunidad al disculparse públicamente ene ESPN. «Espero que cuando salga de aquí, entiendan quién es Ozzie Guillen. Lo que siento por ellos. Y cómo me siento sobre la dictadura de Fidel Castro. «Todo el mundo odia a Fidel Castro, incluyéndome a mí», dijo Guillén. «Me sorprendió que todavía estuviera en el poder. Eso es lo que intentaba decirle al periodista. Y eso fue lo primero que salió de mi boca. Lo admito. Fueron las palabras equivocadas». Entonces, Guillén pasó del amor al odio por «una mala interpretación», según aseguró. Ozzie también reconoció que «este es el mayor error de mi vida. Cuando cometes un error así de grande…  aprenderé de esto», dijo. Me pregunto si realmente aprendió, porque su forma de hablar ya lo había metido en problemas con los Medias Blancas en 2006.

Sigue siendo Guillén

Después de ese «desliz», Ozzie ha demostrado que no tiene filtros al hablar, dice lo que piensa sin calibrar palabras. En enero de 2022, se vio envuelto en otra polémica, cuando en su podcast «Being Guillen» se refirió a la votación para el Salón de la Fama y al dominicano David Ortiz. En ese programa Guillén dijo que «David Ortiz podría entrar en el Salón de la Fama en su primer año porque la gente lo ama, porque la prensa lo ama y porque los que votan son idiotas que no saben nada«. Yo vi el video, así lo dijo, aunque Ozzie en su defensa posteriormente escribió en su cuenta de Twitter que el video está editado, que su opinión está fuera de contexto, pero es indiscutible que llamó «idiotas» a los votantes, es decir, a los miembros de la Baseball Writers’ Association of America (en español, Asociación de Cronistas de Beisbol de Estados Unidos).

En un tweet Ozzie matizó de la siguiente forma: «Señores David Ortiz es un hall de la fama. Adoro a papi y tengo una amistad con él. Dije que no pensaba que iba a entrar en su primer año, porque creo que otros merecen entrar primero como Sammy Sosa. Es un video editado vean el show completo. Gracias». Luego lo escuché con sus hijos Ozzie Jr. y Oney Guillén en su podcast en español «Los Guillenes» (debería llamarse Los Guillén porque no hay plural en los apellidos), en el cual repitió sobre el afecto que no solo él, también toda su familia, sienten por David Ortiz. Y como suele suceder en este tipo de situaciones, con las redes sociales todo lo polémico pica y se extiende, como se diría en el beisbol. Claro, se han cometido muchos errores en el campo.

La flama de la exageración

Franklin Mirabal

El periodista dominicano Franklin Mirabal, editor Deportivo del Periódico HOY desde hace 25 años, quien ha sido narrador de los Tigres del Licey de la liga de beisbol dominicana, respondió a Guillén de esta manera: «¡Imperdonable!. Hay al menos 5 casos en los que el venezolano Ozzie Guillén ha maltratado a los peloteros dominicanos. Lo de ahora contra David ¡Es demasiado! Debemos declararlo ¡Enemigo de República Dominicana!«. El colega Mirabal no dejó la polémica con Guillén ahí, la extendió en el periódico HOY en su edición del jueves 20 de enero de 2022: Después de un intro sobre Ozzie, escribió que Guillén «se dedica a maltratar, menospreciar y dañar la imagen de los jugadores dominicanos» Agregó que maltrató a un relevista dominicano llamado Arnaldo Muñoz, a Yermín Mercedes, a quien le dijo “come hamburguesas” y prepotente; a Bartolo Colón que vivía en un «monte» y ahora llama “idiotas” a los que votan por David Ortiz para el Salón de la Fama.

A continuación, Mirabal expuso lo siguiente: «realmente no encuentro explicación sobre este odio de Guillén contra los jugadores de RD. Pienso que ha llegado el momento de que jugadores, dirigentes y la prensa lo pongan en su puesto. ¡Increíble! Deberíamos declararlo “No grato” en República Dominicana«. Bueno, entiendo el enojo de Mirabal, pero no debe ponerle «tanto color», eso de llamar a Guillén «enemigo de la República Dominicana» puede ser visto como una incitación al odio, y declararlo «no grato» es también un extremo. Los periodistas tenemos que medir muy bien nuestras palabras, hay que ser responsable. En dado caso, Guillén insultó a los periodistas que votan, pero nunca a Ortiz. Se refirió con afecto sobre el notable ex bateador designado de los Medias Rojas, solo consideró que no estaba para ser electo en su primer año. Dio su opinión.

David Ortiz también ofensivo

David Ortiz

El periodista de The Boston Globe, Dan Shaughnessy, con todo su derecho, por segundo año consecutivo presentó una boleta de votación al Salón de la Fama con solo Jeff Kent marcado, es decir deja afuera al resto de los 29 nominados, incluido David Ortiz. Fue el único periodista de ese diario en no votar por el dominicano, y Shaughnessy dio su razón: «justo o injusto, nunca he votado por nadie que haya sido atrapado usando sustancias PEDs o que parezca obtener una ventaja injusta por ‘juicing’ (esteroides para mejorar rendimiento físico), afirmó el escritor de beisbol, quien añadió que «en mi opinión, Ortiz entrará cuando se revele la votación el 25 de enero. Bien por él, pero no por mi voto, porque estoy tratando de ser consistente. Big Papi falló las pruebas de referencia de la MLB en 2003. El comisionado nos pidió que ignoráramos esa prueba fallida, un indulto presidencial que no se concedió a Sosa, A-Rod o Manny, que también fracasaron en la misma prueba. No voté por los demás. No voto por David». Shaughnessy hizo referencia de Sammy Sosa, Alex Rodríguez y Manny Ramírez, antes de justificar su voto por Kent.

En la misma semana, Ortiz de regreso a Boston, fue invitado por su ex compañero con los Medias Rojas, Lou Merloni, a su programa. David confió que no estaba “manteniendo un registro” de las boletas, y parecía tranquilo hasta que Merloni le preguntó acerca de Shaughnessy. Ahí David comenzó a descargar sus baterías: “Sabes que Dan Shaughnessy ha sido un idiota para todos, entonces, ¿qué puedo decirte? No es una sorpresa para mí, no es una sorpresa para ti. Él no votó por mí, entonces, ¿qué puedo hacer? El presentador insistió en preguntarle si el comportamiento de Shaughnessy era un “abuso de poder”, algo que por cierto yo no veo por ninguna parte. Ortiz respondió así: «El no tiene ese maldito poder, hermano. Tú lo sabes. Simplemente tiene el poder de la pluma, para escribir lo que cree, pero todos saben que es un imbécil”.

Cierre del noveno inning

En conclusión, Ozzie Guillén podía dar su opinión sobre Ortiz sin insultar a mis colegas periodistas de la Baseball Writers’ Association of America, y tampoco tiene licencia para descalificarlos al decir que «no saben nada» de beisbol. Un comunicador social mañana puede afirmar que “Guillén no sabe comunicar nada”. Franklin Mirabal debe entender que los periodistas podemos generar una matriz de opinión que puede llegar a ser peligrosa, eso de declarar «enemigo de Republica Dominicana» a Guillén es desproporcionado, mientras que Ortiz tiene que respetar la decisión de un votante para el Salón de la Fama, no votar por él no significa que sea idiota o imbécil. Los periodistas merecen respeto. Y sin duda, las reglas de votación para el Salón de la Fama del beisbol de Grandes Ligas deben ser revisadas.

Obtuvo su grado en Comunicación Social, mención audiovisual, en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) de Caracas, Venezuela, en cuyo país fue redactor, columnista y coordinador de los diarios El Mundo, Panorama, El Financiero y El Universal. Ha estado vinculado al periodismo digital desde noviembre de 1997, cuando asistió al Congreso Mundial de la World Association of Newspapers, efectuado en París, Francia, donde se trató por primera vez el tema de Internet como soporte para las páginas de los diarios de todo el mundo. A su regreso, El Universal lo designó Director-fundador del magazine Record Universal, con el cual logró la primera relación estratégica de un medio hispanoamericano con Sports Illustrated. Esta prestigiosa revista lo contrató para su proyecto SI Latino, una vez radicado en Estados Unidos, donde publicó su propia revista Record Internacional, coordinó secciones en el semanario El Venezolano de Miami, y durante tres años se desempeñó como experto de béisbol para About en Español, primero para The New York Times y luego con Aask.com. Desde 2015, trabaja para la Major League Baseball (MLB) en calidad de productor de videos. Comunicador versátil que ha trabajado en varias fuentes del periodismo y en importantes eventos deportivos, actualmente también es partner de Ramón Corro en el espacio radial El Show del Fanático por Radio Deporte 1590 AM, en una conexión desde Detroit a Caracas.

Related Posts

error: Este contenido está protegido