Visita Mundo Móvil Todo sobre tecnología móvil

Ervin Santana suspendido y demandado en la misma semana

Ervin Santana Mellizos de Minnesota

Ervin Santana, Mellizos de Minnesota

Después de concederle contrato de cuatro años y 55 millones de dólares, el pasado 13 de diciembre, lo menos que podían esperar los Mellizos de Minnesota del lanzador dominicano Ervin Santana eran tan malas noticias en plena primavera. Entre miércoles y viernes de esta semana, se tuvo conocimiento de una demanda que introdujo en su contra una reconocida joyería, y luego la suspensión de 80 juegos tras dar positivo por uso de esteroides.

Como resulta obvio, durante casi la mitad de esta temporada que Santana (en la foto) estará impedido de participar en cualquier actividad relacionada con el beisbol, no recibirá el salario estipulado como parte de los 13.5 millones que señala su contrato para 2015. Sin embargo, el daño para los Mellizos está hecho, porque este club había trazado el plan de convertirlo en su segundo abridor en la rotación de pitcheo detrás de Phil Hughes.

Y pregunto yo, ¿cuándo estos tipos van a dejar de insistir con los esteroides? Fíjate, en la misma semana fue suspendido por igual razón (uso de drogas prohibidas en el beisbol para incrementar el rendimiento físico) otro pitcher dominicano: el relevista derecho de los Bravos de Atlanta Arodys Vizcaíno. Acaso, ¿no escarmientan? ¿Qué tienen entre ceja y ceja? Sin duda, la Major League Baseball no puede bajar la guardia y pensar en sanciones más severas.

En un comunicado, los Mellizos resaltaron su decepción al conocer la suspensión de Santana (en el video durante los entrenamientos) por violar el programa conjunto de prevención de drogas de la MLB. “Apoyamos plenamente la política de las Grandes Ligas y sus esfuerzos para eliminar las sustancias para mejorar el rendimiento en nuestro juego”, agregó el equipo de Minnesota, mientras el lanzador de 32 años expresó confusión sobre el origen de la sustancia, echó la culpa a una cosa que le dieron en su país y aceptó la penalidad.

De película

La autodefensa que esgrimió Santana en una declaración me hizo recordar pasajes de algunas películas de comedia, en los cuales la protagonista encuentra a su marido en la cama con una amante, y cuando la mujer le reclama airadamente lo que está haciendo, él se incorpora y mientras se pone los calzoncillos le dice “mi amorcito, no es lo que estás pensando”.

Lo ilustro de esta forma, porque el pitcher dijo sentirse frustrado al no poder “precisar cómo la sustancia en cuestión entró en mi cuerpo”. ¿Se la inoculó un mosquito? Y, para colmo, añadió que “en el futuro, tengo que ser más cuidadoso con lo que consumo en mi país. Voy a estar más atento de medicamentos que tomo para no cometer otro error”. Entonces, la culpa es de República Dominicana. ¡Por favor!

Santana dio positivo por stanozolol (estanozolol en español), un esteroide anabólico sintético muy fácil de detectar en los controles antidopaje. Por cierto, el mismo que utilizó el velocista canadiense Ben Johnson, cuando fue despojado de la medalla de oro de los 100 metros planos en los Juegos Olímpicos de 1988, efectuados en Seúl, Corea del Sur.

El tema de la demanda es el postre. Santana adquirió en Major League Jewelers Inc. joyas por un monto de 42.150 dólares. En septiembre del año pasado pagó $2.150 y luego se negó a cancelar el resto. En octubre de 2014, el pitcher declaró por escrito que las joyas eran falsas e intentó devolverlas, lo cual generó la disputa legal. La citada joyería, que tiene clientes millonarios como Paris Hilton y jugadores de beisbol como los venezolanos Carlos González y Pablo Sandoval; el cubano Aroldis Chapman y el dominicano Carlos Santana, ha resuelto demandar al hoy suspendido lanzador de los Mellizos por una supuesta difamación y por el saldo restante del dinero.

Escribe tu opinión