Visita Mundo Móvil Todo sobre tecnología móvil

Lesión de Kang debe abrir debate sobre colisiones en segunda base

Fractura de la tibia y rotura de un ligamento de la rodilla

Hoy no estaría permitida una colisión como la de Pete Rose y Ray Fosse

Hoy no estaría permitida una colisión como la de Pete Rose y Ray Fosse

Desde el mismo momento en que vi el golpe recibido por el infielder de los Piratas Jung-Ho Kang, con el fuerte deslizamiento cerca de segunda base del jugador de los Cachorros de Chicago Chris Coghlan, sabía que la lesión era grave. Siete horas después de producirse la colisión en el PNC Park, se supo que el surcoreano sufrió fractura de la tibia y la rotura de un ligamento de la rodilla izquierda, por lo cual tuvo que ser operado la misma noche del jueves 17 de septiembre, en el Allegheny General Hospital de Pittsburgh.

Creo que el trainer Ben Potenziano y el intérprete del jugador H. K. Kim, quienes corrieron hacia el infield para atender a Kang, no tardaron mucho en darse cuenta que la temporada regular y el sueño del jugador surcoreano de participar en los playoffs de 2015 había terminado ahí, aunque tal vez no se imaginaron que el tiempo de recuperación tomará entre 6 y 8 meses, lo cual indica que es probable que no esté listo para los próximos entrenamientos primaverales y que regresará en acción en abril o mayo de 2016.

Ahora bien, me pregunto si este caso de Jung-Ho Kang no merece un poco más de atención y discusión, para reglamentar en algo esas fuertes entradas en segunda base como la de Coghlan, tal como se hizo con las que se producen en el home mediante la regla 7.13, motivada por la colisión que protagonizó Buster Posey el 25 de mayo de 2011, en el AT&T Park de San Francisco, cuando el jugador de los entonces Marlins de Florida Scott Cousins cargó de manera violenta en su contra, para anotar en carrera y dejar con una pierna fracturada al cátcher de los Gigantes, quien perdió el resto de esa temporada.

En la jugada de Kang, no quiero criticar a Coghlan. En el calor del juego trataba de romper el doble play, pero lo cierto del caso es que él ya había sido out forzado en la segunda base por amplio margen y el surcoreano optó por alejarse bastante de la almohadilla, para ejecutar el tiro a la primera base con la finalidad de retirar a Anthony Rizzo, pero Coghlan lo fue a buscar hasta allá para dificultar esa acción.

Con el impulso que traía, la pierna de Coghlan se convirtió en un misil que impactó la rodilla de Kang, quien con asombrosa entrega (ver video), ya golpeado todavía tuvo el coraje de realizar el tiro a la inicial para completar el doble play, y luego se dejó caer retorciéndose del dolor. Quizá, eso es lo que rescato de toda esta historia, el profesionalismo de un muchacho de 27 años de edad, quien se encontraba en el año de su debut en Grandes Ligas, tras notable campaña en la Korean Baseball Organization (KBO), en 2014. Aquí en Swing lo coloqué entre los mejores novatos de la Liga Nacional para la temporada 2015.

Es probable que muchos digan que este tipo de jugadas se han producido desde hace más de un siglo, que son comunes, no deben reglamentarse y mucho menos abrir un debate sobre el particular, porque establecer una regla en este sentido restaría fervor y emoción al juego, pero ¿qué tal si esto le hubiera pasado a Derek Jeter en sus tiempos de esplendor con los Yankees? Tampoco creo que la regla 7.13 haya restado dramatismo a las jugadas en el home, a menos de que otros entiendan como “dramáticamente saludable” para el beisbol, aquel encontronazo en el home entre Pete Rose y Ray Fosse (ver foto), para concluir el Juego de Estrellas de 1970. A Fosse le descubrieron tiempo después la fractura del hombro que minó su carrera.

Escribe tu opinión